Blog

El nuevo paradigma empresa-empleado

Publicado por Juan Antonio García el 02/11/2017

El nuevo paradigma empresa empleado

Nuestra compañera Aitana Argent nos deja este post sobre el paradigma empresa-empleado:

A finales de la década de los años 30 el modelo de influencia en las organizaciones era la Dirección Científica del Trabajo, cuyo fundamento principal eran las Teorías Tayloristas. Desde esta perspectiva, se consideraba que el incentivo principal de los trabajadores era la economía, es decir, el dinero. En contraposición, percibían el desempleo como castigo. Por ello, la empresa valoraba a los empleados como instrumentos pasivos, porque aceptaban órdenes y no tenían iniciativa para ejercer una acción.

Pero a partir de los años 60 hasta los 80, la psicología humanista pasa a ser el modelo de influencia. Los trabajadores ya no eran seres centrados solamente en lo económico, sino que deseaban alcanzar sus metas, tenían métodos propios para hacer mejor su trabajo, tendían a la autorrealización, entre otros.

Hoy en día, las empresas buscan trabajadores formados, con experiencia y con competencias adecuadas para los puestos de trabajo a desempeñar. Cada vez más, las organizaciones facilitan la formación y el desarrollo de sus empleados, con el fin de que éstos mejoren su desempeño y estén al corriente de los cambios.

empleados

Los modelos de influencia y las teorías seguidas por las empresas han evolucionado y siguen haciéndolo, sin embargo, el desarrollo también conlleva aspectos menos positivos, como, por ejemplo, el cambio del paradigma en la relación empresa-empleado. Desde el modelo tradicional, la compañía ofrecía estabilidad y fidelidad al empleado, es decir, empezaban a trabajar en la empresa y solían jubilarse en ella.

Hoy en día, por un lado, existen puestos de trabajo que exigen un elevado compromiso de los trabajadores, quienes llegan a renunciar a su vida personal por jornadas laborables interminables, lo que produce grandes riesgos como el burn out. Al mismo tiempo, surge la llamada “Gig Economy”,  una situación laboral en la que se contrata puntualmente a trabajadores para que aporten lo mejor de sí en el proyecto que les ha asignado. Esto supone que no lleguen a establecer relaciones con la empresa, pues trabajan exclusivamente cuando se les necesita, sin una implicación ni mentalidad a largo plazo.

Estos cambios nos llevan  a una crisis en la situación laboral que conduce a:

  • De la organización basada en puestos a la organización sin puestos.
  • Del empleo de por vida a los múltiples empleos a lo largo de la vida.

los empleados y empresas son infieles

Principalmente, hay que tener en cuenta que el concepto de puesto está en crisis, ahora se focaliza más en la estrategia laboral. Existen factores que producen cambios constantes en los requisitos de la actividad laboral que llevan a nuevas formas de organización. Además, los trabajadores no piensan en establecerse en un puesto de trabajo para toda su vida, sino que ahora las trayectorias laborales no tienen límites, es decir, no están limitadas ni a las organizaciones ni a las estrategias laborales.

Con todo ello, observamos que las relaciones entre empresa-empleado han variado de manera constante desde sus inicios, produciendo grandes cambios, ya que la mirada no se focaliza en un puesto de trabajo concreto, si no que se centra en la autorrealización del sujeto, mediante formación continua. Además, se exigen competencias generales como la flexibilidad, polivalencia, tolerancia a la rotación laboral, llevar a cabo una comunicación eficiente, entre otras.  En el otro lado de la balanza, la falta de fidelidad de la empresa para con el empleado puede tener como consecuencia la falta de compromiso del empleado para con la empresa.

 

Tags: , , ,

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment