Blog

Mobbing o acoso laboral, ¿de cuantas maneras puede darse?

Publicado por Juan Antonio García el 27/04/2017

acoso laboral

Nuestra compañera Lidia Chulià nos deja este post sobre el mobbing en las empresas: El acoso laboral o mobbing es un  término, desgraciadamente, muy conocido. Te damos aquí algunas pistas para detectarlo explicando las diferentes formas en las que puede manifestarse. De forma genérica, podemos distinguir una serie de 6 tipos que deberíamos conocer:

  • Mobbing horizontal.

En este caso, los trabajadores que están implicados pertenecen al mismo nivel jerarquico: compañeros de trabajo, compañeros de departamento, etc. Las causas más comunes de este tipo de acoso son: para forzar a un trabajador a acatar ciertas normas, por intereses diferentes, por enemistad, por considerar a la víctima como alguien inferior o más débil, por considerar que tiene privilegios, por falta de trabajo o por aburrimiento.

  • Mobbing vertical.

Aquí, el acoso se da entre trabajadores con diferente nivel jerárquico, ya sea superior o inferior. En algunos casos, es el superior quien se ve atacado por uno o más de sus subordinados, mientras que otras veces el subordinado es quien recibe este ataque.

  • Mobbing estratégico.

En este caso, es una estrategia empresarial para lograr que el acosado abandone la empresa por propia voluntad (y por tanto, sin derecho a recibir una indemnización).

  • Mobbing de dirección o gestión.

En diferencia a la anterior, no busca rescindir el contrato por voluntad del trabajador, sino la sumisión del trabajador en base al miedo. Ante un trabajador que está demasiado capacitado para el puesto, un empleado que no acata las normas, que no cumple con las expectativas o no es tan productivo como se desea, la línea directiva de la empresa puede tomar un rol de acosador para conseguir sus objetivos. Normalmente, utilizan como amenaza el despido en caso de no cumplir con las exigencias. acoso

  • Mobbing perverso.

En estas situaciones, el objetivo no es laboral como ocurre con las anteriores, sino que es causada por una personalidad manipulativa u hostigadora por parte del acosador.Es más sutil que los anteriores tipos, puesto que suele realizarse cuando no hay testigos, y algunas veces puede parecer una simple broma entre compañeros.

  • Mobbing disciplinario.

Con gran similitud al mobbing de dirección o gestión, ocurre cuando se pretende disciplinar a un empleado bajo la amenaza del castigo. Es decir, trata de obligar al trabajador a aceptar las ordenes aun cuando éstas no sean legales.

Como hemos podido ver, los objetivos del moobing son muy variados, algunas veces se utiliza como modo de escalar puestos en el lugar de trabajo, mientras que en otras ejerce presión para anular a una persona, tratar que abandone la empresa por propia voluntad o simplemente porque el atacante aumenta así su autoestima. Tener presentes los tipos existentes de acoso puede ayudarnos a detectar cuándo se están produciendo en nuestra empresa y con qué objetivo se desarrolla. Así, podemos tratar de darle solución y evitar los efectos que el acoso ocasiona sobre todo a largo plazo.

Cabe recordar sobre este hecho que el Estatuto de los Trabajadores recoge en su artículo 54.2.c y 54.2.g la causa de despido disciplinario de un trabajador bien por ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos, o bien por acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Tags: , ,

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Deja un comentario